17 junio 2009

Artículos recomendados



1. Conseguir una credibilidad medioambiental duradera:

"Las cuestiones medioambientales, de las que hasta no hace mucho sólo se preocupaban los ecologistas, están hoy en boca de todos. Organizaciones como Greenpeace o Amigos de la Tierra ejercen una gran influencia en medios de comunicación, gobiernos e industria. El resultado es que las empresas ya no pueden permitirse ignorar el impacto que su política medioambiental tiene en la imagen que proyectan, y mucho menos en su supervivencia a largo plazo. La clave para adelantar a sus competidores en lo que respecta a credibilidad medioambiental consiste en elegir el curso de acción más efectivo.

En su artículo "The Impact of Symbolic and Substantive Actions on Environmental Legitimacy" ("El impacto de las medidas simbólicas y sustanciales en la legitimidad medioambiental"), Pascual Berrone, del IESE, y Liliana Gelabert y Andrea Fosfuri, de la Universidad Carlos III, analizan el impacto de distintas medidas adoptadas por las empresas para gestionar su credibilidad medioambiental ante unos grupos de interés cada vez más informados e influyentes."

Fuente: IESE
Descarga el artículo completo (en inglés) desde SSRN.

2. La ética contribuye a la supervivencia de las empresas:

"Hay muchas teorías sobre la empresa, pero suelen ser incompatibles, explican los mismos fenómenos de forma parecida e ignoran completamente dos factores cruciales: el aprendizaje y la ética.

En su artículo “Beyond Economic Criteria: A Humanistic Approach to Organizational Survival”, publicado en Journal of Business Ethics, el profesor del IESE Josep Maria Rosanas propone cinco principios básicos de una teoría del análisis de decisiones basada en la ética, así como tres criterios que las empresas pueden seguir para lograrlo.

Antes de situar la ética en el lugar que le corresponde, Rosanas analiza críticamente y subraya las carencias de dos teorías de la empresa. La primera es la de la agencia, que hace hincapié en el principio de eficiencia de Pareto y pasa por alto problemas como la mentira, el engaño y el abuso de poder cuando no los da simplemente por inevitables. La segunda es la teoría institucional, que no se detiene en consideraciones éticas al centrarse en el comportamiento no racional, la imitación sin más o lo que hacen los otros.

Según Rosanas, para integrar ética y teoría de la dirección de empresas necesitamos un enfoque diferente, que sea realista y aporte explicaciones intencionales, fomente la racionalidad e incluya conceptos éticos."

Fuente: IESE
Descarga el artículo completo (en inglés) desde SSRN.



*****


Notas:

§ Los textos transcritos corresponden a notas de referencia publicadas en la web de IESE Insight.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Al publicar tu comentario aceptas haber leído la política de comentarios de Responsabilidad y Derecho.