22 abril 2009

22 de abril: Día de la Tierra (y yo sólo quiero recordar)


Hoy, 22 de abril, se celebra el día de la Tierra, una conmemoración que si bien no es oficial, desde 1970 se ha hecho consuetudinaria.

Su origen está ligado a la persona del exsenador norteaméricano Gaylord Nelson, quien desde comienzos de los años sesentas trabajó para que el tema ambiental fuera incluido en la agenda de los gobiernos de Estados Unidos. El masivo apoyo recibido por Nelson tras la convocatoria que hiciera hace ya casi cuarenta años para que la comunidad estadounidense manifestara públicamente su descontento por la forma como el asunto del medio ambiente era tratado de manera oficial, no sólo fue el fuelle que sirvió para avivar la idea del "Día de la Tierra", sino que incluso tuvo consencuencias políticas inmediatas, como la creación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA)*.

Un día para recordar

Según la Earth Day Network, éste Día de la Tierra "marcará el principio de la Generación Verde", uno de cuyos principios es el "compromiso del individuo con el consumo responsable y sostenible". Sin embargo, hoy no quiero referirme a eso (menos aun cuando esa dichosa "Generación Verde" resultó ser para EDN un asunto de marca registrada). No me siento con ánimo de hacer apologías ni tampoco apostolado. No quiero reclamarle a nadie lo que ha hecho o dejado de hacer por nuestro planeta. No tengo ganas de repetir que la Tierra se está volviendo un basurero y nosotros los gallinazos de todo este freak show.

No. Hoy sólo tengo ganas de recordar, de traer a mi memoria lo que aquellos pocos escogidos para contemplar el universo estando más allá de la bóveda celeste, han dicho tras contemplar la Tierra en toda su pequeñez.

Sus ojos conmovidos, absortos por la sublimidad del espectáculo terrestre, fueron testigos de una epifanía que revela la fragilidad de la Tierra. Y eso quizá, sólo quizá, pudo haberlos hecho mejores hombres.


"Por primera vez en mi vida vi el horizonte como una línea curva. Estaba acentuada por una fina capa de luz azul oscuro -nuestra atmósfera-. Obviamente este no era el océano de aire del que me habían hablado tantas veces en mi vida. Estaba aterrorizado por su frágil apariencia".

Ulf Merbold, astronauta alemán.

"Para aquellos quienes han visto la Tierra desde el espacio, y para los cientos y cientos que lo harán, la experiencia ciertamente cambia su perspectiva. Las cosas que compartimos en nuestro mundo son mucho más valiosas que aquellas que nos dividen".

Donald Williams, astronauta estadounidense.

"La Tierra era pequeña, de color azul claro, y estaba conmovedoramente sola, nuestro hogar, que debe ser defendido como una reliquia sagrada. La Tierra era absolutamente redonda. Creo que nunca supe lo que realmente significaba que el mundo fuera redondo hasta que vi la Tierra desde el espacio”.

Aleksei Leonov, astronauta de la antigua Unión Soviética.

"De repente, desde detrás del borde de la Luna, como en cámara lenta y en momentos de inmensa majestad, emerge una reluciente joya azul y blanca, una luminosa, delicada esfera celeste cubierta de blancos velos que giran lentamente, elevándose gradualmente como una pequeña perla en un profundo mar de un negro misterioso. Toma más que un instante comprender totalmente que esta es la Tierra... nuestro hogar".

Edgar Mitchell, astronauta estadounidense.

“Antes de volar ya era consiente de lo pequeño y vulnerable que es nuestro planeta; pero sólo cuando lo vi desde el espacio, en toda su inefable belleza y fragilidad, comprendí que la tarea más urgente de la humanidad es protegerla y preservarla para las futuras generaciones”.

Sigmund Jáhn, astronauta alemán.

"La Tierra nos recordó un adorno de un árbol de navidad colgando en la oscuridad del espacio. Conforme nos alejábamos mas y mas su tamaño se reducía. Finalmente se encogió al tamaño de una canica, la más hermosa canica que se pueda imaginar. Ese hermoso, cálido, objeto viviente se veía tan frágil, tan delicado, que si se le tocara con un dedo se desmoronaría y caería. Ser testigo de esto tiene que cambiar a un hombre, tiene que hacer a un hombre apreciar la creación de Dios y el amor de Dios".

James Irwin, astronauta estadounidense.

"Una leyenda china dice que unos hombres fueron enviados a causarle daño a una joven mujer, pero al ver su belleza, se convirtieron en sus protectores en lugar de sus agresores. Eso es lo que sentí al ver la Tierra por primera vez. Quizá no pueda ayudar, pero si puedo amarla y apreciarla".

Taylor Wang, astronauta chino-estadounidense.


Termino, guardo el lápiz y me voy con esto: según la cosmogonía tibetana, los seres humanos algún día fuimos dioses, pero bastaron la insensatez y la codicia de un sólo hombre, bastó que todos los demás sintieran la necesidad de imitarlo, para renunciar a nuestra dote de divinidad... para condenar al sufrimiento la que fue, es y será su única morada**.


*****


Notas:

* ¿Qué es el día de la Tierra?, en Ecosofía.org.

** Un relato más completo sobre el mito tibetano del origen del mundo y del hombre puede ser visto aquí.

§ Para obtener más información sobre el Día de la Tierra, pueden visitar la web de Earth Day Network.

§ Según me enteré, la NASA, con ocasión de este día, estará transmitiendo en vivo imágenes de la Tierra captadas desde la Estación Espacial Internacional. Lo que soy yo, hasta ahora no he podido ver nada, a ver si Ustedes corren con mejor fortuna: enlace a la web de la NASA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Al publicar tu comentario aceptas haber leído la política de comentarios de Responsabilidad y Derecho.